“El Teólogo Responde” abre nuevos rumbos

Escribo esta breve crónica para agradecer a Dios los años que he podido trabajar en este apostolado y a quienes lo han hecho posible, y también para dar a conocer el nuevo rumbo que acaba de tomar, por gracia de Dios.

En el pasado mes de setiembre de 2013 se han cumplido 20 años de este maravilloso apostolado que comencé en 1993 con el primer artículo de la columna “El Teólogo Responde” en la revista Diálogo n. 6, para saltar muy poco después al nuevo areópago que iba naciendo en mundo con la explosión de Internet.

 teologo

Hasta el presente momento, gracias a Dios, han podido responderse más de 26.000 consultas, algunas de grandísima importancia por los temas tratados, la urgencia, la cualidad de las personas consultantes (profesionales de la medicina, sacerdotes, profesores, confesores, religiosos, seminaristas, abogados, jueces, catedráticos…) y por gran el bien que se ha podido hacérseles, según sus propios testimonios.

Por este apostolado se han suscitado u orientado vocaciones a la vida religiosa y al sacerdocio; cientos de personas han hecho Ejercicios Espirituales, son innumerables los que han acudido a confesarse, hemos conseguido que muchos matrimonios continúen unidos, que numerosas personas aprendan o vuelvan a rezar, que perdonen, que salgan de las tinieblas de sus errores… además de muchos otros frutos que solo Dios conoce completamente. Entendemos que es Dios quien ha hecho todo, sirviéndose de los pobres instrumentos que le hemos prestado; de hecho cualquiera de estos frutos supera lo que puede hacer el hombre y sería necio atribuirlos a una causa creada.

A lo largo de estos años nos han escrito de lugares muy diversos del mundo, incluso desde Irán, Nueva Zelanda, China, Brasil, etc., pero sobre todo nos han llovido consultas de México, Argentina y Estados Unidos… La mayoría en lengua española, pero también, en menor medida, en italiano, portugués e inglés. En muchos casos nos han solicitado ayuda para resolver situaciones muy complejas, llegando a casos de adicción sexual, alcoholismo, homosexualidad, matrimonios al borde de la ruptura, difíciles conflictos bioéticos, dramas causados por abortos, y muchas dudas de fe y de moral, etc. Es mucho lo que se ha podido hacer y mucho más lo que todavía puede hacerse.

Este apostolado ha dado como fruto indirecto al menos cuatro libros: los tres volúmenes de El Teólogo Responde y ¿Dónde dice la Biblia que…? Ha inspirado también otros escritos… y cientos de artículos redactados con motivo de consultas muy peliagudas y complejas que nos han obligado a inclinarnos, a veces, muchas horas sobre los libros.

También nos ha hecho conocidos en muchos ambientes universitarios y profesionales, por lo que nos han invitado a dar cursos y conferencias en varios lugares, de los que destaco mi participación como principal orador del Congreso de Courage en Guadalajara, México (2009), los cursos y seminarios en la universidad pontifica de Medellín, Colombia (2011), y las conferencias en el Primer Congreso Pro-Vida USA-Mexicano, en Phoenix, Estados Unidos (2011), amén de varios otros ofrecimientos en México, Costa Rica y otros lugares que no pudimos aceptar por razón de nuestras ocupaciones.

Hace unos años, pudimos comenzar con una página asociada a la de “El Teólogo Responde”, en la cual ofrecemos una humilde propuesta terapéutica para desórdenes graves de la sexualidad para quienes no cuentan con ningún tipo de ayuda profesional y religiosa, la que es visitada y usada por innumerables personas enfermas y por los parientes y amigos que quieren ayudarlos. Tengo una larga colección de hermosos testimonios de personas que agradecen la luz que se les ha abierto en su camino de tinieblas y desesperación.

Igualmente he sido invitado a trabajar para varias páginas de mucha importancia en el apostolado hispano: Catholic.net (el portal católico más importante en lengua hispana), Churchforum, Almas (Asociación mexicana de profesionales por la madurez afectiva y sexual), EPE (Grupo de terapia para ayudar a personas con problemas de homosexualidad) y otras.

Sin embargo, el número de consultas que están publicadas en nuestra página, así como las que hemos respondido no son sino la punta del iceberg de la repercusión que este apostolado tiene en el mundo, pues las respuestas que están publicadas en internet tienen, cada una, literalmente cientos de miles de visitas (es decir, lecturas, descargas, reenvíos a otras personas, etc.); y muchas de ellas están, a su vez, en muchas páginas de Internet. Por ejemplo, la mayoría de los casos que hemos publicado en nuestra página (cerca de unos 500) están también reproducidas, desde 2008 en el portal de Churchforum, en el cual figura también un contador con la cantidad de visitas que recebe cada uno de los artículos, la mayoría de los cuales ha receptado un promedio de cuatro mil visitas, llegando, algunos, ¡a ocho mil, doce mil, diecisiete mil y hasta veintiocho mil visitas en años!

fuentes

No dudo en juzgar, pues, que es, esta, una de las modernas “parroquias”, intensamente activas, en las que se puede hacer mucho bien, aunque exige el sacrificio, de parte de los que trabajan en ella, de no ver los frutos de modo directo. En esta “parroquia” cada día cientos de personas hacen fila, no para pedir comida ni dinero, sino para que les responda una pregunta importante o para que les ayuden a solucionar un entuerto existencial.

Por eso, quiero aprovechar este momento para agradecer las valiosas colaboraciones que tenido durante todo este tiempo. Un par de veces un grupo de sacerdotes me ha ayudado a salir del atolladero de cientos de consultas atrasadas. En la segunda parte de 2013, un grupo muy grande, se remangó para ayudarme a sacar a flote más de 3000 consultas que se habían acumulado en los últimos dos años superando totalmente nuestra capacidad de respuesta (reducidas ahora a solo 700). Algunos lo hicieron con muchísimo sacrificio y desde remotas tierras: Rusia, Taiwán, Hong Kong, Brasil, Perú, Italia, España, Tierra Santa, Egipto, y también desde Argentina… a todos mis agradecimientos más sinceros, y en particular a los Padres del Consejo General que organizaron tan valiosa ayuda.

En estos años he contado con colaboradores que me han dado una ayuda inapreciable. Quiero mencionar y agradecer a los PP. Sergio Larumbe, Enrique Burgoa, José Guerra, Juan Martín Sierra, y quien se me quede en el tintero, los cuales en varios momentos me aliviaron el peso del trabajo respondiendo muchas consultas. En particular destaco la colaboración del P. Jon de Arza que ha sido el principal colaborador en los últimos siete años, respondiendo él personalmente más de 3000 consultas y haciéndose cargo de todas las de su especialidad (liturgia) con mucha caridad y claridad.

Desde el 1 de enero de 2014, el apostolado de “El Teólogo Responde” ha sido asignado por los superiores del Instituto, respondiendo generosamente a mi pedido, a los monjes del Monasterio de El Pueyo, bajo la coordinación, en dicho monasterio, del P. José Giunta. Yo continuaré realizando una coordinación más general y reservándome las consultas de mi especialidad (bioética y moral conyugal) y algunas que considere oportuno responder personalmente.

Monjes del Monasterio del Pueyo

Esto es una noticia realmente extraordinaria, pues abre las puertas a que este apostolado, en un futuro próximo, tome nuevas alas y, sobre todo, a que los que recurren a nosotros, puedan recibir respuestas más prontas y personalizadas.

Dios quiera que esto sea un ejemplo que mueva a otros sacerdotes a encarar este tipo de apostolados por Internet que da un paso sobre la valiosa oferta de buen material para formarse, tratando de alcanzar las personas concretas en un diálogo de formación y orientación. El éxito que ha tenido la página de Ejercicios Espirituales on line demuestra que estos apostolados con interacción personal son los más importantes, solo seguidos de lejos por la noble tarea de publicar buenas lecturas en este ámbito.

Pido oraciones para que este nuevo rumbo o, si se prefiere, ensanchamiento de pulmones, sea para bien de la Iglesia y para aumentar la conciencia de la urgencia y valor de salir al ruedo en este areópago moderno.

P. Miguel Ángel Fuentes, IVE

http://www.teologoresponde.com.ar

Un comentario:

  1. Querido Padre Miguel:

    somos testigos y beneficiarios de al menos una partecita de tan grande y necesaria obra, refiriéndonos a nuestras personas, a nuestra vida matrimonial y familiar y en nuestras actividades médicas y docentes.

    Aprovechando sus palabras, entonces, nuestra oración pide a Dios Nuestro Padre por Ud. párroco y los demás sacerdotes digamos co-párrocos de esta parroquia real aunque virtual cuyo tamaño y jurisdicción solamante Él conoce como así también oramos nuestros hermanos co-parroquianos de la misma los cuales constituimos una parte de Su Iglesia… todo ello un misterio de Su Amor.

    Nuestra Madre, Madre de Dios, guíe esta parte La Obra como lo hizo ya desde el Anuncio que recibió por el Arcángel San Gabriel.

    Y gracias !

Deja un comentario