12 views

Humanae vitae: Valor doctrinal (P. Miguel A. Fuentes, IVE)

Pablo VI y ninoEsta es la cuarta entrega del Curso sobre la Encíclica Humanae vitae, del Papa Pablo VI, dado en San Rafael a comienzos del mes de mayo con motivo del próximo 50º aniversario de su publicación (en Italia el Curso sobre el mismo argumento ocupó, en cambio, ocho conferencias). El tema es realmente amplio, obligándonos a elegir algunos de los aspectos del documento de Pablo VI. Ofrezco a continuación el audio de esta 4ª y última Conferencia: “Valor doctrinal de la Humanae vitae”. Tema, como podrá apreciarse, de singular importancia, especialmente en estos tiempos en que muchos ponen en duda la doctrina allí contenida, o la minimizan, o, en el mejor de los casos, persiguen el objetivo, como dijo una persona muy entendida, de momificar la Encíclica. Esto, es que quede para ser exhibida en el Museo de la Moral Católica, al lado de Tutankamón y Santo Tomás, a quienes más de un par de teólogos deben confundir, incluso antes de haber bebido.

Nuevamente, para quienes no ven sus pantallas la consola con el audio, pueden acceder al mismo desde este enlace.

Aprovecho también para recordar las magníficas palabras que el Beato Pablo VI pronunció apenas un mes antes de su muerte, reiterando la importancia de su gloriosa Encíclica:

 “La defensa de la vida debe comenzar desde las fuentes mismas de la existencia humana […] Humanae vitae se inspiró en la doctrina inmutable de la Sagrada Escritura y del Evangelio, que confirman las normas de la ley natural y los dictámenes irrenunciables de la conciencia en relación con el respeto debido a la vida humana y su transmisión por padres y madres que practican una paternidad responsable. El documento ha adquirido una relevancia nueva y urgente ante las heridas que ahora las leyes civiles infligen a la santidad e indisolubilidad del vínculo conyugal y al carácter sagrado de la vida humana, aun cuando ésta se encuentra todavía en el seno materno.

De aquí las reiteradas afirmaciones de la doctrina de la Iglesia católica sobre la dolorosa realidad y sobre los perniciosos efectos del divorcio y del aborto, contenidas en nuestro magisterio ordinario y en documentos particulares de la Congregación competente. Hemos hecho tales afirmaciones, movido únicamente por la suprema responsabilidad de maestro y pastor universal, y por el bien del género humano”.

Ante las tristes deserciones en la Iglesia y la sociedad, Nosotros, al igual que Pedro, nos sentimos impulsados a ir donde Él que es la única fuente de salvación y clamar: Señor, ¿a quién iremos? ¡Tú tienes palabras de vida eterna!”

(Beato Pablo VI, Homilía del 29 de junio de 1978, un mes antes de su muerte)

Deja un comentario