El Ojo de Dios (P. Miguel Ángel Fuentes, IVE)

bosco-ojo de diosJerónimo van Aken, conocido como “El Bosco”, fue un pintor Holandés (1450-1516). A su taller pertenece “El tablero de los siete pecados capitales y de las cuatro postrimerías”, que se conserva en el museo del Prado. El cuadro está compuesto por cinco círculos. Cuatro pequeños, uno en cada esquina, representando las postrimerías del hombre (muerte, resurrección y juicio, infierno y paraíso), y en el centro el más grande que describe “El ojo de Dios”.

 

He aquí el cuadro completo:

 

bosco-ojo de dios

 

“El ojo de Dios” está compuesto por tres anillos concéntricos. En el más externo se representa lo que Dios ve de los hombres. Es la humanidad dividida en los siete pecados capitales. La Gula representada en unos personajes que consumen vorazmente todo lo que lleva a la mesa el ama de casa; la Acidia en forma de un caballero bien alimentado que dormita junto al fuego (una mujer que entra al cuarto enseñando un rosario en tono de reproche indica el abandono de la oración); la Lujuria está representada en dos parejas de amantes dentro de una tienda; la Soberbia es una dama vanidosa que admira un sombrero nuevo, sin darse cuenta que le sostiene su espejo un demonio de bonete extravagante; la Ira aparece como dos hombres que pelean delante de una taberna; la Avaricia es un juez que acepta sobornos; y la Envidia es un pretendiente rechazado que mira celosamente a su rival. Los personajes representan, por su indumentaria, a todos las clases sociales.

Dos filactelias, una arriba y otra abajo del Ojo recuerdan que quienes abandonaron a Dios tienen razones suficientes para temer su mirada. La de arriba es el texto de Dt 32,28-29: Esta es gente sin consejo ni prudencia; ojalá supiesen y entendiesen sus postrimerías para que proveyeran (“Gens absque consilio est et sine prudentia, utinam saperent et intellegerent ac novissima providerent”). La de abajo es el texto de Dt 32,20: Esconderé mi rostro de ellos y consideraré sus postrimerías (“Abscondam faciem meam ab eis et considerabo novissima eorum”).

Los siete pecados y las postrimerías funciona como un espejo (de ahí el otro nombre del cuadro: “El espejo del hombre”) donde el espectador se confronta con su propia alma desfigurada por el vicio y llamada a comparecer ante Dios arriesgando su salvación. El humanista alemán Jacobo Wimpheling, muerto en 1528, es decir, contemporáneo de esta pintura, relata que le bastó con ver una inscripción de una iglesia de Erfurt que decía “Dios ve” para alejarlo de las insensateces de su juventud y llevarlo a una vida más devota.

Pero lo más importante del cuadro es la pupila del Ojo de Dios. En ella está Cristo saliendo del sepulcro y mostrando sus heridas: con la palma izquierda alzada muestra el agujero del clavo, y con la otra mano se señala su costado herido. Y es alrededor de Él que está escrito: “Cave, cave, Deus videt!”, “¡Cuídate, cuídate, que Dios ve!”.

Dios nos ve. Nos ve pecadores. Pero nos mira a través de las ventanas de las llagas de Cristo herido por nuestros pecados. Ve nuestros pecados, pero ve también el precio que por ellos fue pagado en la Cruz y en el Cuerpo martirizado de Jesús.

Estamos obligados a decir: “Si dijéramos que no tenemos pecado, nos engañaríamos a nosotros mismos y la verdad no estaría en nosotros” (1Jn 1,8). Pero también nos alienta decir: “Si alguno ha pecado, tenemos Abogado ante el Padre” (1Jn 2,1).

El Señor es rico en misericordia. El Señor es misericordia. “Sin duda.. es grande el misterio de la piedad” (1Tim 3,15).

 

P. Miguel Ángel Fuentes, IVE

Deja un comentario